noviembre 20, 2015

Tips para gatos: ¿Cómo criar al mejor gato del mundo?

Cada Master Cat Lover cría a su minino como si fuese un hijo, pero también a veces lo malcrían. Sigue estos tips para gatos y conocerás como tener al mejor gato del mundo.

Si eres un Master Cat Lover, tu sueño es que tu gato sea tan amoroso como los que ves en los videos de YouTube: simpáticos, curiosos y dispuestos a frotar su naricita contra la tuya sólo por placer y alegría. Pero muchas veces, esto no es así en la realidad. Si bien para nosotros todos los mininos son bellos, a veces a algunos les cuesta ser amables y cariñosos. Pero no te preocupes: estos tips para gatos pueden ayudarte a que tu gato se vuelva el más amistoso del mundo.

Háblale

Todos los Master Cat Lovers hablamos con nuestros gatos, pero trata de hacerlo cada día como parte fija de una rutina. Esto hará que tu gatito se acostumbre a tus mimos de voz.

Juega con él

Por más independiente que parezca, tu amigo peludo necesita interacción. No basta sólo con hacerle cariños. Trata de dedicar algunos minutos del día a jugar con él, esto fortalecerá el vínculo entre los dos.

Hazle cariñitos visuales.

Este es uno de los tips para gatos menos conocidos. Los felinos pestañean para darte cariño y hacer nuevos amigos. Pues entonces tu tarea es fácil: ¡devuélveles el amor! Si te mira fijamente, pestañéale suavemente. Sostenerle la mirada es como regañarlo o, peor aún, tratar de imponer tu autoridad (y tú sabes bien quién es el dueño de la casa). Así que la próxima vez que te muestre los ojos gatunos, lánzale un pestañeo.

Déjalo ser.

Dentro de todos los tips para gatos, este es el más importante. Sabemos que desbordas de amor y tienes ganas irresistibles de perseguir y acariciar a tu gato todo el tiempo (¿cómo resistirnos?), pero él también necesita su espacio. El perseguirlo no lo hará más regalón, pero si estás atento a cuando él quiera recibir cariño, y se lo das sin forzarlo, poco a poco irá pidiéndote un poquito más.

 

Todos los gatos tienen su personalidad, y es importante no tratar de cambiarlos. Pero, al igual que nosotros, hasta el más arisco puede ser un poco más amable y amistoso cuando le entregamos el cariño adecuado.

Comentarios