Sobre la Toxoplasmosis felina y su forma de contagio

Cat Lover

Sobre la Toxoplasmosis felina y su forma de contagio

La toxoplasmosis es una enfermedad producida por un protozoo parásito del género Toxoplasma llamado Toxoplasma gondii, el cual está en la categoría de zoonosis, es decir, una enfermedad que podría ser transmitida de animal a humano. Si lo buscas por sí sólo es probable que siempre lo veas relacionado a mujeres embarazadas y es que sí, años atrás se desinformó al respecto dando a entender que cualquier gato podría contagiar a una futura madre y/o traspasar el parásito al feto.

Sin embargo, esta posibilidad es muy aislada, ya que los gatos no son una fuente única de transmisión, es más, el contagio en humanos se eleva desde otros canales, ya sea: tomar agua no potable, consumir frutas y verduras mal lavadas, consumir carnes crudas o nadar en aguas contaminadas.

Riesgos en humanos y gatos

El “miedo colectivo” que mencionamos anteriormente se debe a que, en mujeres embarazadas, la infección puede provocar abortos, muertes neonatales, importantes malformaciones congénitas y secuelas neurológicas graves en el feto. Sin embargo,  si la mujer embarazada ha sido infectada previamente a la gestación (y por lo tanto presenta anticuerpos frente al Toxoplasma gondii), nunca se producirá el contagio al feto ya que su inmunidad la protege frente a nuevas reinfecciones.

Por otro lado, en gatos los síntomas, al ser casi imperceptibles, supone riesgos fatales como daño hepático, pérdida de visión o neumonía, todo esto está sujeto al nivel de necrosis del parásito en el cuerpo y/o el órgano afectado.

Precauciones importantes

Si llegase a ser el caso de que el gato está contagiado, este liberaría ooquistes del parásito a través de las heces, pero el parásito sólo maduraría, y sería contagioso, si está en contacto con el aire más de 24 horas, ya que estos ooquistes para ser infecciosos deben esporular, lo cual sucede entre 1 a 5 días tras la deposición. Durante la primoinfección por T. gondii, el gato libera ooquistes no esporulados a través de las heces de una a tres semanas y, tras ello, queda como portador de quistes en sus músculos y vísceras. A partir de este momento no elimina ooquistes en las heces y, por tanto, no supone un riesgo para las personas. ¿Cuál es la medida de precaución más importante? ¡Limpiar la caja de arena al menos 1 vez al día! Y siempre hacerlo con pala y/o guantes.

Además, siempre se aconseja desparasitar internamente a los gatos domésticos cada 3 meses y, si tienen contacto con el exterior, es importante que converses con el Veterinario para fijar un tiempo adecuado de desparasitación, ya que podría ser con más frecuencia que en gatos indoor. Asimismo, y como medida de precaución para velar por su salud y la tuya, evita darle carne cruda y sólo mantén una dieta balanceada con alimentos pensados y hechos para ellos.

¿Tienes más dudas? Déjalas aquí.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTAS

X