julio 17, 2017

Las vacaciones y el gato

“Las vacaciones, recomendaciones de donde dejarlos o si quieren llevarlos con ellos, como hacerlo.”

Llegaron las esperadas vacaciones de invierno y nos comenzamos a planificar para salir a disfrutar y conocer nuevos lugares, pero ¿y el gato?

Debemos decidir si nos va a acompañar, si se quedara en la casa a cargo de alguna persona de confianza o en algún otro lugar, más que mal el también merece vacaciones ¿no?

Si decidimos que se queda a cargo del hogar lo más recomendable es dejarlo bajo supervisión de algún familiar o persona de confianza, que se preocupe de visitarlo y asegurarse de que no le falte agua, comida y darle un poco de amor, mientras no estés en el hogar. Muy importante es dejar a esta persona que lo cuidara el número de contacto y lugar donde se encuentra su veterinario en caso de cualquier emergencia, dejar ordenado su espacio y accesible su comida, arena e implementos que necesite tu gatuno para seguir con su ritmo de vida lo más normal en tu ausencia, esta es una de las mejores opciones a considerar ya que al no salir de su ambiente, no les provocara estrés alguno.

Otra opción puede ser dejarlo en un hotel felino, en donde tendrá los cuidados adecuados para él durante toda su estadía y a la vez podrá sociabilizar con otros gatunos (si es que el así lo quisiera) existen muchos lugares a los que recurrir, solo asegúrate de leer las recomendaciones que se tienen del lugar e ir a visitarlo juntos antes de decidir cuál será la mejor opción.

Llevarlo con nosotros de vacaciones: si vas a viajar a un lugar que sea de tu propiedad no tendrás ningún tipo de inconveniente, más que esperar el tiempo necesario de adaptación que necesitara tu gatuno por el cambio de ambiente.

Si vas a visitar un lugar nuevo, donde tengas que arrendar o reservar hotel, asegúrate de que sea “pet friendly” esto significa que están dispuestos a aceptar a personas con sus mascotas y puede que tengas instalaciones y áreas que hagan optimo el ambiente para tu gato.

Con el tiempo muchos espacios públicos han modificado sus normas y esquemas para admitir mascotas ya que una gran cantidad de personas están optando por viajar con sus compañeros peludos.

Si de transporte se trata y realizaras el viaje en un vehículo propio debes cumplir ciertas medidas de seguridad a bordo de este. Antes de emprender el viaje debemos tener en cuenta si nuestro gato está acostumbrado a viajar o si se marea. Si no está acostumbrado es mejor ir acostumbrándolo de a poco días previos al viaje realizando paseos de trayectos cortos, para evitar que se maree es aconsejable que haga ayuna unas horas antes de partir. Si a pesar de realizar ayuna, notas que se marea de igual manera, debes visitar al veterinario, ya que el podrá recomendar algún medicamento o comida especial antes del gran día, también si se pone muy nervioso nos podrá recetar feromonas para rosear dentro del cojín en que viaje o caja de transporte para darle más tranquilidad (suelen ser muy efectivas).

Por motivos de seguridad el gato nunca debe viajar suelto dentro del auto ya que puede distraer al conductor o meterse entre los pedales y provocar accidentes. La forma más segura es colocar la caja de transporte en el suelo entre el asiento del conductor y el de los pasajeros y dispuesto de forma en que la ventanilla de la caja este mirando hacia los costados del auto.

La caja debe ser lo suficientemente amplia según el tamaño del gato y debes poner papel absorbente en el suelo de esta en caso de que necesite orinar o defecar dentro de ella. Si el trayecto es muy largo se recomienda hacer paradas intermedias, sacar al gato de su caja de transporte y soltarlo dentro del auto con las puertas y ventanas del auto cerradas para que pueda salir a estirar las patas y descansar, si tu gato tiene arnés y está acostumbrado a usarlo, también puedes sacarlo a dar una vuelta, el ambiente debe ser tranquilo, amplio y sin ningún tipo de objeto que le cause temor a tu gatuno, recuerda que ya está saliendo de su hogar y sintiendo millones de nuevos aromas a cada paso que da, esto los suele poner un poco nerviosos. Esta será una excelente instancia para darle de beber agua y si todo va bien comer un poco.

Si vas a viajar en transporte público, asegúrate de que se pueda transportar animales de compañía en este, las normas de seguridad son las mismas respecto a la caja de transporte y la forma de llevarla dentro de este, solo que el viaje no puede ser muy largo ya que en este caso no cuentas con paradas intermedias para que puedan bajar a estirar sus patitas o tomar agua.

¡A disfrutar de las vacaciones!

Comentarios