septiembre 28, 2016

La rabia en gatos

A pesar de no ser muy común en gatos, la rabia es peligrosa ya que no tiene cura y puede causarle graves daños a tu mascota.

Se contagia a través de la mordedura de un animal infectado o de heridas durante una pelea con otro animal enfermo de rabia, en especial, a través de murciélagos. Debes estar cuidadoso y atento ya que también afecta a las personas.

Pet Vaccination

La vacuna antirrábica es el único método de prevención de la rabia. La primera dosis se aplica a los tres meses de edad y luego existen refuerzos anuales.

Existen distintas etapas o períodos por los cuales pasa un gato que sufre esta enfermedad:

Período de incubación: es asintomático, el gato no presenta síntomas evidentes. Este período varía mucho, pudiendo durar de una semana a varios meses. Lo más común es que comiencen a mostrar síntomas a partir del mes tras el contagio. En esta etapa, la enfermedad se disemina por el cuerpo.

Período prodrómico: en esta fase ya se producen cambios en el comportamiento. El gato se muestra cansado, con vómitos y excitabilidad. Esta fase puede durar entre dos y 10 días.

Fase de excitación o furiosa: es la fase más característica de la rabia. El gato está muy irritable, con cambios muy bruscos en el comportamiento, pudiendo llegar a morder y atacar.

Fase paralítica: se produce parálisis generalizada, espasmos y hasta puede caer en un coma.

Fluffy Yellow Cat Has Angry Face

Entre los síntomas que padecen destacamos: maullidos anómalos, comportamiento atípico, irritabilidad, exceso de salivación o babeo, fiebre, vómitos, pérdidas de peso, entre otros.

¿Cómo prevenir?

1. Mantén las vacunas de tu gato al día

La vacuna es la mejor forma de prevenir la rabia. En gatitos, la primera vacuna debe ser a las 12 semanas de vida, mientras que en adultos, debes repetirla una vez al año. Debes guardar el certificado de vacunación que te entregue tu veterinario y mantenerlo siempre a mano.

2. Esterilización

Los gatos esterilizados son más tranquilos, tienen tendencia a quedarse en la casa y es menos probable que entren en contacto con fuentes de infección.

3. Si tu gato es mordido… 

Llévalo inmediatamente al veterinario. Si el animal agresor tiene dueño, pide su certificado de vacunación. 

4. ¡Cuidado con los murciélagos! 

En Chile son las principales fuentes de contagio. Si viven cerca de tu casa, evita que tu gato entre en contacto con ellos.

Al no existir un tratamiento para la rabia, la mejor medida que podemos tomar es vacunarlo a tiempo y observar su comportamiento en caso que se sospeche. Si presenta alguno de los síntomas anteriormente mencionados, lo ideal es llevar a tu gatito al veterinario.

Comentarios