¿Has escuchado hablar de la inmunodeficiencia felina?

Cat Lover

¿Has escuchado hablar de la inmunodeficiencia felina?

Una de las enfermedades virales más reconocidas entre el mundo gatuno es la inmunodeficiencia felina (VIF), también llamada “sida felino”. A pesar de su nombre, esta enfermedad gatuna es producida por un virus diferente que el que afecta a los humanos. Estas diferencias hacen que la enfermedad no pueda ser transmitida a los humanos.

¿Tu gato sale a la calle? ¡Ten muchísimo cuidado! El modo de contagio más común es a través de mordedura de gatos infectados. Por lo que, los más propensos a contraerla, son los gatos machos que tienden a callejear debido a que se involucran más frecuentemente en peleas. Si tu mascota se escapa de manera constante, invierte en rejillas y limita sus salidas, ¡mejor prevenir que lamentar!

Fases del virus y sus síntomas

Primera fase: Aguda

Uno de los signos más fáciles de reconocer en esta etapa son fiebres constantes hasta diarreas y depresión. Aunque el índice de mortalidad es bajo en esta fase, el gato se convierte en portador del virus.

Segunda fase: Asintomática

Esta fase se caracteriza por tener una duración muy variable, de meses a años. Tal como su nombre lo dice, no podemos discernir síntomas a simple vista. Sin embargo, en caso de sospechas la detección puede hacerse acudiendo a un Veterinario y aplicando los exámenes pertinentes.

Tercera fase: Linfoadenopatía generalizada

Con una corta duración (de 2 a 4 meses) este periodo presenta alteraciones a la contextura y el pelo de nuestra mascota. Sequedad y caída del pelaje, además de baja de peso repentina y anemia son parte de los síntomas recurrentes.

Cuarta fase: Sintomática

En esta etapa el gato presenta infecciones secundarias crónicas debido al virus. Las inflamaciones bucales y respiratorias, la diarrea crónica y baja de peso son comunes. Debido a que este estado puede extenderse durante meses, el estado de los gatos puede deteriorarse muchísimo, culminando en un pronóstico desfavorable.

Quinta fase: Inmunodeficiencia adquirida

Además de la anemia, infecciones y pérdida considerable de peso, en este periodo el sistema nervioso se daña. El gato tendrá cambios de carácter muy radicales debido a que puede presentarse demencia, espasmos y reacciones compulsivas.

Ya que en Chile aún no contamos con vacunas contra esta enfermedad, para prevenirla es necesario mantener a nuestro gato en el hogar y evitar que salga, además de realizar chequeos regulares, en caso de contagio, el virus no pasará desapercibido en su fase más temprana. ¿Te quedan dudas? Escríbenos a http://www.mastercat.cl/consultas/, nuestro equipo Veterinario podrá resolver tus dudas.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTAS

X