junio 26, 2017

EL GATO Y EL INVIERNO

Con el cambio de estación, cambian también las necesidades de nuestros gatunos y sobre todo con la llegada del invierno tenemos que tener especial cuidado con ellos. A continuación, te dejamos algunos de los aspectos más relevantes a tener en consideración:

• La gran mayoría de los gatos con dueño viven dentro del hogar, por lo que el frio no los afecta tanto como si viviera exclusivamente a la intemperie, de todas maneras, si queremos ayudar a nuestro gato a sobrellevar mejor esta estación del año, una alternativa es trasladar su cama a un lugar con mayor altura para evitar corrientes de aire.

• Si tu gato ya es mayor o padece de artritis, el frío podría hacer que sus articulaciones se vuelvan rígidas y dolorosas por lo que saltar puede resultarle complicado, en este caso debemos preocuparnos de que su cama quede ubicada en un lugar seco, donde se conserve la temperatura y alejado de corrientes de aire o simplemente dejar una silla u otro mueble que lo ayude a crear una “escalera” de manera que no tenga que saltar tan alto.

• Si tu gato está acostumbrado a llevar una vida fuera de casa, entonces tenemos que evitar que llegado el invierno pase mucho tiempo dentro de esta, ya que el gato se adapta a las condiciones climáticas, haciendo que su pelaje se vuelva más espeso y desarrolle las defensas necesarias para enfrentar el invierno.

• Arma un refugio en un lugar cercano al suelo y que su entrada quede protegida del viento, procura también aumentar el grosor y cantidad de frazadas que tenga disponible dentro de su casita y que estas no sean de materiales que retengan humedad.

• Cada vez que tengas que salir en tu auto, toma especial precaución ya que la mayoría de los gatos encuentran en el motor del auto o cercano a este (ruedas) un excelente lugar para escapar del frio y tomar una siesta.

• Un aspecto muy importante también en estas fechas es tomar especial cuidado con la comida y agua de tu gato, ya que si se dejan a la intemperie y se ponen muy frías al consumirlos podrían afectar su organismo y enfermar.

Ahora siempre nos pasa que tenemos cerca de nuestro hogar a algún pensionista gatuno, si es tu caso, los puntos anteriomente mencionados sirven de igual manera para cuidar de tu pequeño visitante

Enfermedades invernales
Con la llegada del frio también pueden aparecer ciertas enfermedades, en este ámbito se pueden distinguir dos causas fundamentales en las enfermedades respiratorias. La primera se relaciona con características de algunas razas que son más propensas a estas patologías, como es el caso de los gatos persas y de pelajes más exóticos como él Sphynx. En tanto la segunda, son causas más bien relacionadas con el medio ambiente, en relación a este una de las enfermedades más comunes es el asma crónica, causada por ambientes contaminados por las estufas a parafina y el humo del cigarro. Esta enfermedad se manifiesta en cuadros persistentes de tos.

La prevención pasa por mantenerlos en ambientes limpios, con buena ventilación y detectar el alérgeno causante del asma. Todas estas enfermedades tienen mayor prevalencia en invierno ya que las mascotas permanecen más tiempo encerradas en los hogares a veces contaminados o expuestos más tiempo al alérgeno.

En este caso es primordial que ante la presencia de dichos síntomas llevemos a nuestra mascota al veterinario, este deberá realizar diversos exámenes para determinar la causa como: ecotomografias, endoscopías, rinoscopias, broncoscopias, que permiten llegar a mejores diagnósticos y por tanto a mejores terapias

Comentarios