mayo 17, 2017

EL GATO Y EL AGUA

Por sus orígenes y hábitos naturales, el gato es una especie que no necesita gran cantidad de agua, pero eso no significa que no deba beberla, sino todo contrario, el gato siempre debe tener a su disposición agua limpia y fresca, mejor en distintas partes de la casa y preferentemente separada del lugar donde tiene la arena higiénica.

Además, existen varios factores que influyen en la cantidad de agua que bebe el gato. Uno de los más importantes es la temperatura ambiental, pero también influyen la cantidad de ejercicio, el tipo de alimento, el estado fisiológico y la salud.

Dado que el agua es el nutriente primordial para la vida, es imprescindible para la salud del gato, ya que participa en todas las funciones fisiológicas del organismo, entre las que destaca la regulación de la temperatura corporal.

Otras funciones del agua importantes para la salud del gato son que transporta los nutrientes por el organismo y diluye la orina (esto protege al gato frente a la formación de cálculos urinarios).

Para hacernos una idea de la importancia del agua en el organismo debemos saber que representa el 85 por ciento de la sangre, el 75 por ciento de la masa muscular y el 50 por ciento del esqueleto.

Si el agua es importante para la vida del gato también lo es el recipiente donde se dispone. Los mejores materiales son aquellos que no son porosos, como el vidrio, la porcelana o el acero inoxidable, de este modo no se alteran las propiedades del agua.

Otro mito acerca de la relación del gato con el agua es que no soporta bañarse. Esto en general es cierto debido a los hábitos naturales del gato, pero cualquier gato que esté acostumbrado desde pequeño tolerará que lo bañemos. Asimismo, un gato silvestre en cuyo entorno tenga la obligación de meterse en el agua, no mostrará ningún reparo en hacerlo.

Existe otra vía de abastecimiento de agua para el organismo diferente de la que bebe. Este es el caso de los alimentos húmedos, que ayudan al gato a nutrirse e hidratarse mientras disfruta de su comida.

Otro aspecto que se da con el beber agua de tu gato, es que prefieren tomar agua fresca, por lo que es muy común que cuando vea que el agua corre del grifo prefiera tomar de aquella fuente y no del plato que le habías dejado.

Es por eso que también son un poco re celosos con respecto a compartir su plato de agua con algún otro gato e incluso con el perro, por lo que es conveniente tener un plato de agua para cada gato (en caso de tener más de uno) y alejado de donde podría encontrarse el perro o su caja de arena.

No es necesario el bañar a tu gatuno ya que ellos tienen una excelente higiene y se lavan constantemente solos, pero si quieres que  tenga una buena relación con el agua puedes comenzar a habituarlo desde cachorro, siguiendo las siguientes instrucciones que te dejamos a continuación:
•    Es importante que utilices agua caliente en el proceso de adaptación, ya que a los gatos les encanta el calor y será más confortable para ellos.
•    Empieza un día en el que tu gato se sienta cómodo y tranquilo, un momento en el que no haya ruidos ni gente externa.
•    Mójale con un trapo húmedo poco a poco para evitar que le genere rechazo y ve aumentando la cantidad de agua que le echas al trapo a medida que se vaya acostumbrando.
•    Da un paso más y mójale cada vez más partes del cuerpo.
•    Cuando ya esté acostumbrado al trapo mojado, prueba a jugar con el animal en un barreño con muy poca agua. Le llamará la atención y disfrutará jugando con ella, chapoteando y salpicando.
•    Si ves que le agrada el juego puedes ir complementándolo con el trapo mojado, e ir echando cada vez más agua en el barreño.
•    Si inicias así a tu gato seguramente no reaccionará de forma negativa ante la acción de ponerse en contacto con el agua. Tu gato se acostumbrará a recibir baños y los recibirá de forma tranquila y alegre.

Existen unas razas de gatos que disfrutan enormemente con el agua. Juegan con ella, la observan durante un buen rato o incluso nadan cómodamente. Estos son 10 de las razas que más disfrutan con el agua:
1.    Angora turco: les encanta chapotear y mirar como cae el agua.
2.    Gato de Bengala: en general, les encanta jugar con el agua.
3.    Pixie bob: esta raza se meterá contigo en la bañera si no estás atento.
4.    Maine coon: estos gatos tan enormes disfrutan jugando con el agua.
5.    Van turco: se trata de un gato poco común que es apodado “el gato nadador” ¿por qué será?
6.    Abisinio: es una raza de origen egipcio que no teme a un buen baño.
7.    Gato del bosque de Noruega: se trata de un gato acostumbrado a andar por la nieve sin problemas y que disfruta jugando con el agua.
8.    Savannah: mezcla de gato doméstico y serval (gato salvaje africano) goza jugando con el líquido elemento.
9.    Bobtail japonés: observa con fascinación cómo los movimientos del agua.
10.    Manx: simplemente se caracterizan por disfrutar del agua.
Y tu gatuno ¿disfruta del agua?

Comentarios